Paseo de Alcobendas, 10 – Centro Comercial «El Bulevar de La Moraleja» – 28109 La Moraleja (Alcobendas)

info@radiewcare.com

RESONANCIA MAGNÉTICA

La resonancia magnética es una prueba médica que usa imanes y ondas de radio potentes para crear imágenes del cuerpo. No se emplea radiación ionizante, como en el caso de los rayos X. Las imágenes por resonancia magnética (IRM) reciben el nombre de cortes y se almacenan en un ordenador o se pueden imprimir en una película. Un examen produce docenas o algunas veces cientos de imágenes.

resonancia magnética

Qué es una resonancia magnética

Los estudios con imágenes por resonancia magnética (IRM) usan un gran imán y ondas de radio para observar órganos y estructuras que se encuentran al interior del cuerpo. Estas imágenes se usan para diagnosticar diferentes enfermedades, desde rupturas de ligamentos hasta tumores. Las imágenes por resonancia magnética son muy útiles para examinar el cerebro y la médula espinal.

Durante el escaneo, el paciente se acuesta en una mesa que se desliza dentro de un aparato con forma de túnel. La realización del estudio suele demorar y el paciente debe permanecer inmóvil. La exploración no causa dolor. La máquina de IRM hace mucho ruido. El técnico puede ofrecerle tapones para los oídos.

Antes de realizarse un estudio, hay que avisar al especialista en los siguientes casos:

  • Estar embarazada
  • Tener una pieza de metal en el cuerpo
  • Tener dispositivos electrónicos o metálicos en el cuerpo, como un marcapasos cardíaco

Cómo se hace la prueba

Lo primero que nos pueden pedir es que usemos una bata de hospital o prendas de vestir sin broches metálicos, como los que suelen tener los pantalones, sudaderas o algunas camisetas. Esto se debe a que ciertos metales pueden causar distorsión en las imágenes.

En la prueba nos debemos acostar sobre una pequeña mesa, la cual se deslizará dentro de un tubo parecido a un túnel. Algunas veces se necesita de un tinte especial (medio de contraste). La mayoría de las veces, el tinte se administra por vía venosa en la mano o el antebrazo antes del examen. Este medio de contraste ayuda al radiólogo a observar con más claridad ciertas zonas.

También se pueden colocar pequeños dispositivos, llamados espirales, alrededor de la cabeza, el brazo o la pierna o alrededor de otras zonas que se vayan a estudiar. Estos ayudan a enviar y recibir las ondas de radio y mejoran la calidad de las imágenes.

Durante la resonancia magnética, la persona que opera la máquina lo vigilará desde otro cuarto. El examen dura aproximadamente entre 30 a 60 minutos, pero puede demorar más tiempo, en función de la parte a estudiar y del tipo de resonancia que hagamos.

Preparativos para la prueba

Se le puede pedir al paciente que no coma ni beba nada durante un período que puede ir entre 4 y 6 horas antes de la prueba.

Antes de la prueba se deberá hablar con el especialista si se sufren ataques en espacios cerrados (claustrofobia). Se puede suministrar un medicamento para ayudar al paciente a que le dé sueño y esté más relajado.

Antes del examen, hay que informar en caso de tener algunos de los siguientes problemas:

  • Válvulas cardíacas artificiales
  • Clips para aneurisma cerebral
  • Desfibrilador o marcapasos cardíaco
  • Implantes en el oído interno
  • Enfermedades renales o diálisis (para las resonancias de contraste)
  • Articulaciones artificiales
  • Haber trabajado con láminas de metal, ya que puede necesitar exámenes para verificar si tiene partículas de metal en los ojos para evitar problemas

Debido a que el equipo para la resonancia magnética contiene imanes potentes, no se permiten objetos de metal dentro de la sala donde está el escáner. Por lo que están prohibidos:

  • Artículos como joyas, relojes, tarjetas de crédito y audífonos pueden dañarse.
  • Lapiceros, navajas y gafas. 
  • Los mecheros, las horquillas para el pelo o las cremalleras metálicas pueden distorsionar las imágenes.
  • Las prótesis dentales removibles se deben retirar.

Tipos de resonancias magnéticas

Resonancias magnéticas con contraste

Los materiales de contraste no son tintas que cambian el color de los órganos internos permanentemente. Son substancias que cambian temporalmente la forma en que la resonancia magnética genera las imágenes.

Cuando se introducen en el cuerpo antes de la prueba, los materiales de contraste hacen que ciertas estructuras o tejidos del cuerpo se vean diferentes de lo que se verían si el material de contraste no hubiera sido administrado. Los materiales de contraste ayudan a distinguir las zonas del cuerpo seleccionadas de los tejidos que hay alrededor. Los materiales de contraste facilitan a los médicos a diagnosticar, ya que mejoran la visibilidad de órganos específicos, vasos sanguíneos o tejidos.

Como contraste se pueden usar compuestos yodados, sulfatos de bario, gandolinio, soluciones salinas y algunos gases.

Resonancia magnética corporal completa

Es un examen médico no invasivo que emplea un campo magnético potente, y una computadora para crear imágenes detalladas de los órganos, tejidos blandos, huesos, y prácticamente todas las estructuras internas del cuerpo.

Las imágenes detalladas obtenidas con la resonancia magnética de cuerpo completo permiten a los médicos evaluar varias partes del cuerpo. Uno de las principales aplicaciones clínicas es la evaluación del sistema musculoesquelético (huesos, músculo y ligamentos) en busca de metástasis que puedan modificar el tratamiento a seguir en cierto tipo de tumores.

Contraindicaciones

Las resonancias magnéticas no utilizan ninguna radiación y no tienen efectos secundarios a causa de los campos magnéticos y las ondas de radio.

El tipo de medio de contraste usado más común es el gadolinio. Este es muy seguro. Las reacciones alérgicas pueden ocurrir, pero son muy poco frecuentes. El gadolinio puede ser dañino para personas con problemas renales que estén con diálisis. Si tenemos problemas en los riñones, habrá que decirlo antes del examen.

Los fuertes campos magnéticos que se crean durante la resonancia pueden causar que los marcapasos cardíacos y otros implantes no funcionen correctamente. Los imanes también pueden provocar que una pieza de metal dentro del cuerpo se desplace o cambie de posición.