Paseo de Alcobendas, 10 – Centro Comercial «El Bulevar de La Moraleja» – 28109 La Moraleja (Alcobendas)

info@radiewcare.com

ECOGRAFÍA

Sin duda, todos conocemos las ecografías que las madres se realizan durante el embarazo, y asociamos esta prueba médica a ese fin. Sin embargo, se trata de un procedimiento con el que se pueden lograr observar multitud de zonas y estructuras corporales con el fin de facilitar un diagnóstico preciso o analizar lo que nos interese. En nuestro centro de ecografía, proporcionamos el servicio más eficiente por el precio más ajustado, para practicarte la ecografía que necesitas en cada supuesto. Además, podrás encomendarnos la realización de la prueba cuando quieras, sin necesidad de que un médico la haya prescrito.

El sistema que se usa en una ecografía para lograr una imagen de la zona que queremos observar, es el envío de ondas de ultrafrecuencia para que, con el eco devuelto, el ecógrafo pueda plasmar visualmente en una pantalla las formas de lo analizado.

El profesional lubricará la zona a examinar del paciente para pasar por encima el denominado transductor, con el que se transmiten las mencionadas ondas.

ecografía

Qué es la ecografía

La ecografía de diagnóstico es una prueba de diagnóstico que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para generar imágenes de las estructuras y tejidos del interior del cuerpo. Las imágenes pueden dar información valiosa para hacer un diagnóstico acertado y aplicar el tratamiento adecuado a diferentes enfermedades y afecciones.

Para los exámenes por ecografía, se utiliza un dispositivo ecográfico fuera del cuerpo, aunque algunos de estos exámenes comprenden la colocación de un dispositivo dentro.

Para qué se hace

Las ecografías se usan por múltiples motivos, algunos ejemplos son:

  • Tener una imagen del útero y los ovarios durante el embarazo
  • Diagnosticar enfermedades de la vesícula
  • Evaluar el flujo sanguíneo
  • Guiar una aguja en una biopsia o en el tratamiento de un tumor
  • Examinar un bulto en las mamas
  • Controlar la glándula tiroides
  • Detectar problemas en la próstata o en los genitales
  • Evaluar la inflamación de las articulaciones
  • Evaluar enfermedades óseas metabólicas

Tipos de ecografías

Hay varios tipos de ecografías, en función del órgano sobre el que se realiza la prueba. Las más frecuentes son las ecografías abdominal, vaginal y de mama.

Ecografía abdominal

Las ecografías abdominales se utilizan para examinar órganos internos de la zona del abdomen, como el  hígado, el páncreas, el bazo y el riñón. Además es posible visualizar los vasos sanguíneos. Entre sus usos está el diagnóstico de las causas dolores abdominales, detectar hernias, infecciones renales, tumores o daños causados por una lesión.

Ecografía vaginal

La ecografía vaginal su nombre se debe a que una parte de la sonda se coloca dentro de la vagina. Se utiliza para examinar los órganos genitales de la mujer, especialmente ovarios, útero y el cuello uterino. Por lo general, el procedimiento es indoloro, aunque la presión de la sonda puede originar una ligera molestia en algunas mujeres. Fundamentalmente se usa durante el embarazo, aunque también en algunos tipos de infertilidad, problemas menstruales, sangrados vaginales anormales o dolor pélvico.

Ecografía de mama

En la ecografía de mama se emplean los ultrasonidos con el fin de examinar el pecho de la mujer. A diferencia de las mamografías, la ecografía de mama no expone a radiación a la paciente. Son muy útiles para detectar tumores no malignos como quistes o lipomas, y también para observar el cáncer de mama.

Otras técnicas de ecografía

Una modalidad de la ecografía tradicional es la llamada ecografía Doppler, que toma su nombre del efecto Doppler del que se sirve, y que consiste en un aparente cambio de frecuencia en una onda. Se emplea como primer paso para el estudio de vasos sanguíneos; en muchos casos puede requerir también una arteriografía o una flebografía posteriores.

Otra variedad de la ecografía tradicional es la ecografía en cuatro dimensiones o 4D. Se usa específicamente en el proceso gestacional, por la carga afectiva que puede suponer, ya que la imagen es algo más nítida, y gracias a ella es posible percibir con claridad el tamaño del bebé y sus movimientos, y saber cuál es su sexo. Sin embargo, esta modalidad no implica ningún avance en el diagnóstico respecto de la ecografía en tres dimensiones que se emplea en otras especialidades como cardiología, obstetricia, pediatría o medicina general.

Posibles riesgos de la prueba

La ecografía de diagnóstico es un procedimiento seguro que empela ondas sonoras de baja potencia, por lo que no hay riesgos conocidos.

La ecografía es una herramienta valiosa, pero tiene sus limitaciones. El sonido no se propaga bien a través del aire ni del hueso, por lo que una ecografía no es eficaz para tomar imágenes de las partes del cuerpo que tienen gas en su interior o que están ocultas por los huesos, como los pulmones o la cabeza. Para observar estas zonas, el médico podría solicitar otras pruebas de diagnóstico por imágenes, como una tomografía computarizada, una resonancia magnética o radiografías.

Preparación antes de la prueba

La preparación para una ecografía depende de la parte del cuerpo que será examinada. Por ejemplo, estas son las instrucciones habituales para una ecografía del abdomen:

  • Consumir alimentos sin grasa la noche anterior.
  • Evitar comer o beber 12 horas antes de la prueba.

Resultados

Cuando se completa el estudio, un médico especializado en la interpretación de estudios por imágenes analiza dichas imágenes y envía un informe al médico. El médico compartirá los resultados en el momento.

Podremos retomar tus actividades normales inmediatamente después de una ecografía.