Paseo de Alcobendas, 10 – Centro Comercial «El Bulevar de La Moraleja» – 28109 La Moraleja (Alcobendas)

info@radiewcare.com

Ecografía mamaria

ecografía mamaria

En España, se diagnostican más de 26.000 casos cada año de cáncer de mama, siendo la primera causa de muerte por tumores malignos entre la población femenina a nivel mundial. Sin embargo, la tasa de supervivencia de quienes reciben la mala noticia de tener este tipo de enfermedad ha aumentado hasta superar el 82% de los casos a los cinco años del diagnóstico. Esto se debe gracias al diagnóstico precoz, como la ecografía mamaria, y al avance en los tratamientos.

Tres de cada diez casos de cáncer de mama se diagnostican en las etapas iniciales, lo que hace bastante más fácil que el tumor se pueda tratar y cuente con un abanico más grande de opciones para su eliminación. Por ello, se recomienda hacerse evaluaciones periódicas a partir de cumplir 40 años, incluso antes en el caso de mujeres que tengan antecedentes familiares u otros factores de riesgo, como por ejemplo tener mamas densas.

Qué es una ecografía mamaria

Se trata de un tipo de prueba de toma de imágenes mediante ondas sonoras o ultrasonidos que se suele realizar para obtener información adicional a otras pruebas, como la mamografía, que obtiene las imágenes mediante rayos X, o una resonancia magnética del pecho, que utiliza imanes y ondas de radio para conseguir las imágenes. La ecografía es un examen médico no invasivo, es decir sin inyecciones ni agujas, que no crea dolor, y que está exento de riesgos para la salud de la mujer, ya que no existe exposición a ningún tipo de radiación. Permite conseguir imágenes en tiempo real para chequear la estructura y el movimiento de los órganos y el flujo sanguíneo que circula por los vasos. No es necesario ningún tipo de preparación especial, tan solo debemos no aplicar cremas, lociones ni ningún tipo de productos en el pecho el día que nos vayamos a realizar la prueba. Una vez que la mujer está tumbada boca arriba, el especialista aplica un gel frío sobre la mama, y se pasará un dispositivo manual para examinar el interior del pecho. Al tratarse de una evaluación complementaria a la mamografía, se suele hacer para tener más datos o una información más detallada cuando se tiene la sospecha de que hay un cáncer tras un examen de las mamas, los resultados de la mamografía son anormales o existe secreción del pezón transparente o con sangre.

Usos de la ecografía mamaria

Los especialistas suelen pedir a una mujer que se haga una ecografía de las mamas bajo una serie de casos o cuando hay una sintomatología concreta. Esos supuestos son: Saber las características de las lesiones de las mamasy las zonas cercanas. Conocer si la anomalía que se ha detectad en la mamografía es de carácter benigno o canceroso. Distinguir entre las masas o los tumores no cancerosos con quistes, como sacos con líquido, o fibroadenomas, que son tumores benignos sólidos. Para que sirva como una guía cuando usamos una aguja durante una autopsia de mama. Detectar tumores pequeñosque todavía no se han extendido hacia los ganglios linfáticos, aunque no siempre se pueden ver todos los tipos de cáncer. En el caso de las mujeres que tienen mamas densas, y que cuyas lesiones mamarias son más fáciles de diagnosticar que utilizando una mamografía.

Pruebas complementarias

La Sociedad Americana de Enfermedades Mamarias, cuyas siglas en inglés son ASBD, recomendó una serie de consejos que emitió en 2013, y que consistía en incluir una ecografía total de las mamas, junto a una mamografía, dentro de los protocolos de detección del cáncer en mujeres con mamas densas. Las mamas densas son aquellas que tienen una menor cantidad de tejido graso y más volumen de tejido no adiposo, lo que las convierte en más difíciles de evaluar mediante la mamografía tradicional. Como las mujeres con pecho denso tienen hasta seis veces más probabiliades de padecer cáncer y además en este tipo de mama es más difícil de poder diagnosticar, se recomienda incluir una ecografía de mamas cuando se hagan los exámenes rutinarios de este colectivo de mujeres. En general, a las mujeres con mamas densas, los médicos y los especialistas les aconsejan hacerse una autoexploración mensual del pecho, acudir al menos a una revisión médica anual de las mamas y someterse a una mamografía digital cada año una vez haya cumplido los 40 años.

Limitaciones de las ecografías de mama

Entre las pocas limitaciones que se pueden poner a las ecografías de mama, la Sociedad Española de Radiología Médica señala que hay que complementar sus resultados son la realización de otras pruebas, como una ecografía de seguimiento o una biopsia. Además de que muchas lesiones que se consideran dudosas tras verlas en la prueba, resulta que son benignas.

Otras limitaciones son que no permite visualizar todos los tipos de cáncer que hay, puede ser necesaria una biopsia para determinar si una lesión es cancerígena o no, y que no puede detectar todas las microcalcificaciones que se observan en la mamografía. Por último, tampoco sirve para reemplazar la necesidad de someterse a una resonancia magnética del pecho cuando lo indique el médico.

¿Cuándo está indicada la ecografía mamaria?

La ecografía permite el estudio diferencial de nódulos o tumores que puede palpar el ginecólogo en la exploración rutinaria o que ya se han visto en una mamografía previa.

La ecografia de mama no sustituye a la mamografia de chequeo, debido a su incapacidad de detección de las microcalcificaciones (depósitos de calcio que en algunas ocasiones pueden indicar la presencia de un pequeño cáncer). Únicamente en el caso de gestantes y mujeres jóvenes se utiliza como método de diagnóstico inicial en lugar de la mamografía, al tener menos contraindicaciones.

Con la ecografía de mama se puede distinguir entre un tumor sólido y un quiste de mama, que son líquidos. Así mismo, mejora la caracterización los nódulos sólidos, ya que sirve para complementar a la mamografía y permite la identificación de los mismos en la mama densa radiológicamente.

Cuando una mamografía con nódulo con características radiológicas de benignidad. Al realizar el estudio ecográfico se puede comprobar que corresponde a un fibroadenoma.

Cuando una lesión mamaria es un quiste simple, es decir, un acúmulo de líquidos «limpio, sin ecos en su interior, y es casi seguro que es benigno. Si el contenido es sólido o líquido con ecos en su interior, no se puede descartar que sea maligno.

Cuando la mamografía con nódulo con características radiológicas de benignidad. Al realizar el estudio ecográfico se comprueba que corresponde a un quiste simple.

La ecografía mamaria también es de gran utilidad es el estudio de los ganglios axilares en pacientes que presentan un nódulo sospechoso.

También es de destacar su capacidad de servir de guía de procedimientos diagnósticos mínimamente invasivos como la punción aspiración con aguja fina o la biopsia con aguja gruesa.

La punción aspiración con aguja fina (PAAF) presenta la ventaja de poder realizar una exploración complementaria en el mismo momento, ya que permite aspirar el contenido de la lesión para su estudio citológico, mientras se dirige la aguja hacia el sitio exacto mediante la ecografía.

La biopsia con aguja gruesa (BAG), guiada por ecografía, permite al radiólogo obtener una pequeña muestra de tejido para su posterior estudio.

Punción aspiración con aguja fina y estudio citológico del contenido de la lesión

También la ecografía mamaria mediante la localización mamaria ecoguiada permite señalizar, antes de la cirugía, mediante una aguja/arpón pequeñas lesiones no palpables, solo detectadas por imagen. Este pequeño arpón servirá de guía al cirujano para su correcta extracción permitiendo una cirugía más precisa y menos agresiva.

Cómo se realiza la ecografía mamaria

Esta prueba, se suele hacer de manera ambulatoria, es un poco molesta para la mayoría de las mujeres. Durante la misma el médico o el técnico especialista coloca la mama en la unidad de ecografía de mama y la comprime de manera gradual. De esta forma se consigue que todos los tejidos se vean, alargándolos para que no quede ninguna zona oculta, sin poder verla. Además, el hecho de que la mama permanezca firme e inmóvil hace que la imagen se vea más nítida.

Los datos son muy positivos y reflejan que la ecografía de mama es una prueba fundamental en la detección del cáncer. Las ecografías mamarias evitan el 30% de los fallecimientos por cáncer de mama, ya que permiten al médico ver pequeños tumores y poner iniciar el tratamiento de manera inmediata, acortando los plazos de recuperación.

Hace años se guardaban las imágenes en formato físico, pero ahora en la mayoría de hospitales o centros médicos se trabaja con archivos digitales, lo que facilita la comparación con otras pruebas complementarias que se hayan realizado. Sin embargo, hay que saber que no todos los cánceres de mama se ven en una ecografía de mama, por lo que harán falta hacerse más pruebas.

Cuáles son los beneficios y los riesgos de la ecografía de mama.

Beneficios

La ecografía no es invasiva, es decir, no se usan ni agujas, ni inyecciones.
No causa ningún tipo de dolor, ya que es un método que se encuentra ampliamente disponible, es fácil de utilizar y es menos costoso que otros métodos por imágenes.
No utiliza radiación ionizante
Proporciona una imagen clara de los tejidos blandos que no se visualizan bien en las imágenes que nos da la mamografía.
Proporciona una imagen en tiempo real, por lo que es una buena herramienta para guiar procedimientos más invasivos, como las punciones por aspiración y biopsias.
Pueden ayudar a detectar lesiones en mujeres que tienen senos densos.
Ayudan a detectar y clasificar una lesión en la mama que no se pueda interpretar de manera adecuada mediante una mamografía.
Definen muchas lesiones, que a los radiólogos les presentan dudas en las mamografías, que se tratan de tejido normal o de quistes benignos.
Para la mayoría de las mujeres que han pasado de los 30 años o más, se usará una mamografía junto con ecografía.
Para las mujeres con menos de 30 años, la ecografía por sí sola a menudo es suficiente para determinar si una lesión necesita una biopsia o no.

Riesgos

No se hay efectos nocivos de los ultrasonidos diagnósticos sobre los seres humanos.
La interpretación de sus hallazgos puede llevar a la realización de otros procedimientos adicionales como una ecografía de seguimiento, una punción o biopsia.
Muchas de las lesiones que detecta la ecografía, y que pueden diagnosticarse como dudosas, resultan ser benignas.

Limitaciones

No sirve para sustituir la mamografía anual y el examen clínico minucioso de las mamas
Muchos cánceres no se pueden visualizar mediante una ecografía.
Puede ser necesaria una biopsia para determinar si una lesión sospechosa es cáncer o no.
Puede generar falsos positivos porque la mayoría de las lesiones que se analizan no son cánceres.
No se detectan todas las microcalcificaciones que observa la mamografía y que indican cáncer en sus etapas tempranas.
No reemplaza a las indicaciones de Resonancia Magnética que le explicará su radiólogo.