Paseo de Alcobendas, 10 – Centro Comercial «El Bulevar de La Moraleja» – 28109 La Moraleja (Alcobendas)

info@radiewcare.com

DENSITOMETRÍA CORPORAL TOTAL

Radiewcare es un centro con una amplia experiencia en la realización de la prueba de densitometría corporal ósea para poder diagnosticar la osteoporosis, contando con la tecnología más avanzada. Además, nuestro centro realiza otras pruebas complementarias, como ecografías, que ayudan a tener un diagnóstico más preciso de nuestro problema.

densitometría corporal

Qué es la densitometría corporal total

La densitometría corporal, también llamado examen de densidad ósea, es una prueba que nos permite medir la pérdida ósea. Se trata de una prueba mejorada de tecnología de rayos X. La densitometría ósea es un estándar establecido para medir la densidad mineral ósea. Se suele conocer por sus siglas DXA.
Los rayos X es una prueba médica no invasiva que permite a los médicos a diagnosticar y tratar las condiciones médicas. La toma de imágenes con rayos X supone la exposición de una parte del cuerpo a una pequeña dosis de radiación ionizante para conseguir imágenes del interior del cuerpo. Los rayos X es la manera más antigua y de uso más frecuente para producir imágenes médicas.

La DXA se suele hacer especialmente en las caderas y la zona inferior de la columna vertebral. En niños y algunos adultos, se puede explorar la totalidad del cuerpo. Los dispositivos periféricos que utilizan rayos X o ultrasonido se usan en ocasiones para explorar la masa ósea baja, la mayoría de las veces en el antebrazo.

Preparación para la prueba

El día del examen no podremos alimentar con normalidad. Tampoco se tiene que ingerir suplementos con calcio antes del examen.
Se recomienda llevar ropa cómoda y suelta, evitando prendas con cierres, cinturones o botones de metal. Se deben sacar los objetos tales como llaves o billeteras que pudieran encontrarse en la zona a examinar.
Se puede pedir que se quite alguna prenda de ropa y que use una bata durante la prueba. También se puede solicitar que nos quitemos las joyas, dentaduras removibles, gafas o cualquier objeto de metal o ropa que pueda interferir con las imágenes de rayos X.
Debemos informar al especialista si recientemente nos han hecho una prueba con bario o nos han inyectado un medio de contraste para un TAC o una radioisotopía. Se necesita esperar entre 10 y 14 días antes de poder hacer el DXA.
Las mujeres siempre deben alertar al médico si hay posibilidades de estar embarazada. Muchas pruebas de imagen no se hacen durante el embarazo, ya que la radiación puede afectar al desarrollo del feto. En caso de que sea obligatoria la prueba de rayos X, se tomarán precauciones para minimizar la exposición del bebé a la radiación.

Cómo se hace la prueba

energía distintos a través de los huesos que son examinados. Un pico es absorbido principalmente por el tejido blando y el otro por el tejido óseo. La cantidad de tejido blando puede sustraerse del total y lo que resta es la densidad mineral ósea del paciente.
Las máquinas DXA cuentan con un software especial que computa y visualiza las mediciones de densidad ósea en un monitor. Esta prueba normalmente se hace en pacientes sin necesidad de ingreso hospitalario.
En el examen central de DXA, que mide la densidad ósea de la cadera y la columna, el paciente se acuesta en la camilla. Un generador de rayos X se encuentra ubicado debajo del paciente y un dispositivo de imágenes, o detector, se posiciona arriba.
Para evaluar la columna, las piernas del paciente se apoyan en una caja acolchada para aplanar la pelvis y la parte inferior (lumbar) de la columna. Para evaluar la cadera, el pie del paciente se coloca en una abrazadera que rota la cadera hacia adentro. En ambos casos, el detector pasa lentamente por el área, generando imágenes en un monitor de computadora.

El paciente debe permanecer inmóvil y se puede solicitar que contenga la respiración por unos segundos mientras se toma la imagen de rayos X para reducir la posibilidad de que salga borrosa. El tecnólogo se dirigirá detrás de una pared o hacia la sala contigua para activar la máquina de rayos X.
Las pruebas periféricas son más simples. El dedo, la mano, el antebrazo o el pie se colocan en un pequeño dispositivo que obtiene una lectura de densidad ósea en pocos minutos.
El examen de densidad ósea de DXA por lo general se realiza en 10 a 30 minutos, dependiendo del equipo utilizado y las partes del cuerpo examinadas.
Es probable que se le solicite al paciente llenar un cuestionario que ayudará al médico a determinar si usted padece afecciones médicas o toma determinados medicamentos que aumentan o disminuyen su riesgo de sufrir una fractura. La Organización Mundial de la Salud ha publicado recientemente una encuesta en línea que combina los resultados de DXA y unas preguntas básicas, y que se puede utilizar para predecir el riesgo a 10 años de fractura de cadera y otras fracturas importantes causadas por la osteoporosis en mujeres post-menopáusicas.

¿Es una prueba segura?

Aunque se trata de una prueba radiológica, lo cual le confiere para los estudios de composición corporal el nivel más alto de fiabilidad, la radiación que emite es mínima.
Todos estamos expuestos a radiaciones en la vida diaria (de los rayos solares, de gases como el radón…). Esto se conoce como «radiación de fondo» y en radioprotección se extraen equivalencias entre esta radiación y la emitida por estas pruebas.
De este modo, un TAC puede llegar a proporcionarnos una radiación igual a la radiación de fondo que recibimos durante 7 años de vida. Una radiografía de tórax, la radiación equivalente a 10 días. Una densitometría, la radiación equivalente a apenas 3 horas.