1.

Test Septina9

La incidencia del cáncer de colon en España supera los 25.000 nuevos casos al año y es la segunda causa de muerte por cáncer, con una incidencia similar en hombres y en mujeres.

Más información

La supervivencia depende del estadio en el que se detecte el tumor. Por eso, la detección precoz es fundamental. Pero únicamente el 12% de la población adulta participa en programas de cribado poblacional del cáncer de colon.

La población de riesgo medio que debiera participar en programas de cribado del cáncer colorrectal son hombres y mujeres a partir de 50 años, que no presentan síntomas o se encuentran aparentemente sanos, y sin otros factores de riesgo (personales y/o familiares) adicionales.

Si el cáncer de colon se detecta en los primeros estadios, la tasa de curación es superior al 90%.

Test Septina9.

El análisis se realiza en sangre periférica y consiste en la detección de la forma metilada del gen Septina 9 (mSEPT9). La mSEPT9 pasa a la sangre en forma de ADN libre y se detecta en plasma en más del 90% de los tumores de colon, por lo que constituye un nuevo marcador tumoral genético. En consecuencia, la presencia de mSEPT9 en sangre indica la posibilidad de que exista una neoformación relacionada con cáncer de colon.

La metilación del gen Septina 9 es un proceso precoz en el desarrollo tumoral, por lo que el cribado es positivo incluso en estadios iniciales y en diferentes localizaciones del cáncer de colon.

Ventajas del test mSEPT9.

La mSEPT9 ofrece múltiples ventajas frente a los otros métodos de cribado actuales del cáncer de colon, como son las pruebas de cribado fecales, la sigmoidoscopia y la colonoscopia.

Se trata de un análisis: mínimamente invasivo; que no vulnera la intimidad del paciente ni requiere preparación ni ajuste dietético especiales previos; que presenta una elevada sensibilidad y especificidad; y que detecta todos los tipos de cáncer colorrectal, independientemente de su localización.

El test Septina9 de segunda generación (Epi proColon 2.0) tiene una especificidad del 99.3%, una sensibilidad del 80.6%, un valor predictivo negativo del 99.9% y un valor predictivo positivo del 45.7%.

Así, la mSEPT9 presenta unos resultados muy superiores a los de las actuales técnicas de cribado fecales.

Por consiguiente, se trata de un análisis fácilmente repetible anual o bianualmente, lo que mejora la aceptación del test por parte del paciente y la adherencia a los programas de cribado del cáncer de colon.

Indicaciones.

El análisis está indicado en:

  • Población general, tanto hombre como mujeres, sin síntomas, a partir de los 40 años.
  • Personas que no se realicen colonoscopias de rutina, según establecen los programas de cribado de cáncer colorrectal.

No se aconseja el análisis en mujeres embarazadas, pues la mSEP9 también parece estar implicada en el desarrollo embrionario normal.

El análisis no sustituye a la realización de la colonoscopia, que sigue siendo la prueba diagnóstica indicada para la identificación del cáncer de colon.

Resultados del análisis.

Resultado negativo No se identifica la presencia de mSEPT9 en el plasma del paciente. El paciente es clasificado como sano con una probabilidad del 99.9%. Se aconseja repetir el análisis cada uno o dos años.

Resultado positivo Se identifica la presencia de mSEPT9 en el plasma del paciente, por lo que es preciso realizar una colonoscopia. De cada 2 pacientes positivos para el test, 1 tendrá patología tumoral.

Requisitos.

  • Muestra: 2 tubos de 8.5 ml de sangre (CPDA).
  • No es necesario estar en ayunas ni preparación especial.

2.

The Liquid Biopsy

En un porcentaje significativo de pacientes oncológicos no es posible obtener una biopsia en el momento del diagnóstico o la cantidad de tejido tumoral es insuficiente para realizar un análisis molecular. En el caso del cáncer de pulmón avanzado (estadios IIIB y IV), este problema afecta a un 20-30%. El cáncer de pulmón, con una incidencia de 224.000 casos anuales en Europa, es el tumor con mayor mortalidad en todo el mundo, tanto en hombres como en mujeres.  Adicionalmente, en la mayoría de los pacientes no es posible obtener una segunda biopsia. Esta segunda biopsia puede ser extremadamente útil para monitorizar la evolución molecular de la enfermedad y la posible aparición o desaparición de mutaciones clave.

Más información

Uso clínico de The Liquid Biopsy.

The liquid biopsy es una prueba no invasiva que permite el análisis genético en la sangre de pacientes oncológicos (“biopsia líquida”). La prueba, con una alta sensibilidad y especificidad, permite la detección y cuantificación de mutaciones en tres genes:

  • EGFR (deleciones en el exón 19, mutaciones L858R en el exón 21 y T790M en exón 20),
  • KRAS (mutaciones en los codones 12 y 13) y
  • BRAF (mutación V600E).

El análisis de estas mutaciones es necesario para determinar si el paciente con cáncer puede recibir tratamiento con terapias dirigidas.

El análisis de EGFR (deleción en el exón 19, mutación p.L858R en el exón 21) es obligatorio para seleccionar pacientes con cáncer de pulmón avanzado para el tratamiento en primera línea con inhibidores de EGFR. En aquellos pacientes en los que no pueda realizarse una biopsia, el análisis en una muestra de sangre es actualmente la única alternativa para los facultativos.

La mutación T790M en el exón 20 del gen EGFR es una mutación de resistencia presente en >60% de los pacientes con cáncer de pulmón que progresan al tratamiento con inhibidores de TKI. Estos pacientes rara vez se rebiopsian.

El análisis de KRAS es obligatorio en cáncer colorrectal para seleccionar el tratamiento. Los pacientes no mutados se tratan preferentemente con terapias anti-EGFR. Además, las mutaciones de KRAS constituyen un factor de mal pronóstico en muchos tipos de cáncer.

El análisis de BRAF es obligatorio para seleccionar pacientes con melanoma metastásico para el tratamiento con inhibidores de BRAF. También es un marcador de resistencia a agentes anti-EGFR en cáncer colorrectal.

Adicionalmente, la detección y cuantificación seriada de estas mutaciones en la sangre de pacientes oncológicos es útil para monitorizar el curso de la enfermedad. Por ejemplo, la desaparición o un descenso brusco de una mutación tras el tratamiento indican una buena respuesta, mientras que su reaparición puede indicar progresión.

The liquid biopsy permite realizar análisis genéticos en pacientes en los que no es posible obtener una biopsia o la cantidad de tumor es insuficiente y, por otro lado, hace posible realizar un seguimiento de la evolución molecular de la enfermedad.

Rendimiento analítico de The Liquid Biopsy.

La prueba The liquid biopsy presenta la mayor sensibilidad y especificidad entre las distintas pruebas comerciales. Se ha validado en una cohorte de pacientes caracterizados en tejido tumoral y actualmente se utiliza en ensayos clínicos patrocinados por compañías farmacéuticas. La prueba presenta una especificidad del 100% sin falsos positivos.

Indicaciones.

El facultativo deberá elegir la prueba The liquid biopsy indicada para cada paciente, solicitando EGFRinBLOOD, BRAFinBLOOD y/o KRASinBLOOD.

EGFRinBLOOD: cáncer de pulmón de célula no pequeña.

KRASinBLOOD: cáncer de pulmón de célula no pequeña, colorrectal, pancreático y otros.

BRAFinBLOOD: cáncer colorrectal, melanoma metastásico, tumores de tiroides, cáncer de pulmón de célula no pequeña y otros.

Resultados.

En el caso de detectar una mutación, el informe incluirá la cuantificación absoluta y relativa de la misma (en pg/uL de genoma mutado y porcentaje de alelos mutados respecto al total, respectivamente).

Requerimientos.

  • Muestra: 2 ml de suero y 2 ml de plasma (centrifugado y transferido a tubo estéril).
  • Documentación: peticionario y consentimiento informado específicos.

3.

Cáncer de colon hereditario: Susceptibilidad genética a cáncer de colon polipósico y no polipósico

El cáncer hereditario es la consecuencia de mutaciones germinales en genes concretos, que aumentan la predisposición de la persona a padecer la enfermedad. A diferencia de las mutaciones originadas en un momento determinado en un tejido concreto (mutaciones somáticas), las germinales pueden heredarse y transmitirse a la descendencia, por lo que la susceptibilidad a padecer cáncer puede también transmitirse entre los miembros de una familia.

Más información

El cáncer colorrectal (CCR) es la segunda causa de muerte por cáncer, con una incidencia que supera los 25.000 nuevos casos al año en España. Alrededor del 5% de los casos están asociados a un componente hereditario. Detectar el riesgo genético del paciente permite adecuar los programas de cribado consiguiendo una detección en las fases previas o tempranas del desarrollo del tumor.

El CCR se asocia en más del 5% de los casos a un componente hereditario, su detección precoz permite tomar medidas preventivas.

Cáncer de colon hereditario.

Se diferencian principalmente dos tipos: el cáncer colorrectal hereditario no polipósico (CCHNP) y el cáncer asociado a la poliposis adenomatosa familiar (PAF), responsables del 5% y del 1-2% de los casos de CCR respectivamente.

Cáncer colorrectal hereditario no polipósico.

Este tipo de cáncer también conocido como síndrome de Lynch, y se caracteriza por la aparición de la patología a edades tempranas, con mayor incidencia en el colon derecho. El CCHNP puede presentarse en varios miembros de una familia, afectando a múltiples generaciones.

Los individuos con CCHNP tienen aproximadamente un 80% de riesgo de sufrir CCR a lo largo de la vida. La presencia de mutaciones en determinados genes reparadores se ha relacionado con este tipo de cáncer, estos genes son MLH1, MSH2, MSH6 y PMS2. El CCHNP se asocia asimismo con el desarrollo de tumores en otras partes del organismo, siendo el carcinoma de endometrio el más frecuente.

Poliposis adenomatosa familiar.

La PAF se caracteriza por la aparición de un elevado número de adenomas en la zona del recto y del colon (de cientos a miles) en la segunda década de vida. Existe un tipo de PAF, denominada PAF atenuada que se caracteriza por un menor número de pólipos (normalmente entre 10 y 100) a una edad más tardía.

Los pacientes con PAF tienen un riesgo muy elevado de CCR a lo largo de la vida, por lo que deben seguir programas específicos de cribado y seguimiento. Si el paciente no se somete a estos controles tiene un riesgo del 100% de sufrir CCR.

La presencia de mutaciones en el gen supresor de tumores APC se relaciona con este tipo de cáncer, con patrón de herencia autosómica dominante. Por otro lado la presencia de mutaciones en el gen reparador MUTYH (o MYH) puede dar lugar al desarrollo de la enfermedad con patrón de herencia autosómica recesiva.

Cerca del 25% de las personas con mutaciones en estos genes tienen un familiar de primer grado con CCR.

Base científica.

El test se realiza mediante secuenciación masiva de última generación (NGS). Esta técnica es capaz de detectar mutaciones puntuales y pequeñas inserciones y deleciones distribuidas a lo largo de los genes relacionados con el CCR. También se analizan variantes de significado incierto que pueden estar relacionadas con el desarrollo de la patología. En caso de detectar variantes patogénicas, éstas se confirman mediante un segundo análisis de secuenciación.

En un porcentaje significativo de los casos pueden producirse grandes deleciones/duplicaciones en los genes relacionados con el CCR hereditario, que no pueden descartarse mediante técnicas de secuenciación. En los casos en los que no se haya identificado ninguna mutación patogénica mediante secuenciación, se recomienda realizar el estudio grandes deleciones y/o duplicaciones mediante la técnica MLPA.

Ventajas del análisis.

La identificación de mutaciones en los genes relacionados con el CCR hereditario posibilita la implementación de medidas de prevención tanto en el paciente como en familiares portadores que no hayan desarrollado la enfermedad. Las medidas de prevención se podrán aplicar de forma efectiva a edades tempranas.

Indicaciones.

La secuenciación de los genes relacionados con el CCR hereditario está indicada en:

  • Personas con antecedentes familiares de CCR.
  • Pacientes con CCR para identificar si es de origen genético, con el fin de prevenir su desarrollo en familiares.
  • Pacientes que deseen conocer su riesgo genético asociado a este tipo de patología.

Requisitos.

  • Muestra: 2 tubos de 3 ml de sangre total EDTA.
  • Documentación: Peticionario y consentimiento informado específico, acompañado de informe clínico si procede.